En las melodias de este piano encontrarás el cariño y la sensibilidad de tres mujeres enamoradas de los pequeños detalles, las cosas bonitas...todo aquello que las hace felices y las une. ¡Feliz concierto!

lunes, 26 de mayo de 2014

Reciclando

Seguro que muchas de vosotras cuando tuvisteis a vuestros bebés, una de las cosas que empleasteis fueron los cojines de lactancia. Bien, hoy a esos cojines les hemos dado otro uso que tal vez os resulte útil.



Buscamos unas telas que nos gusten, cien por cien lavables porque ahora el cojín lo va a emplear nuestro bebé y ya sabemos que a veces son un poco marranetes.



Para la base del cojín, nosotras hemos empleado un piqué en algodón y para la parte de arriba un minki crudo muy amoroso dónde nuestro bebé va a pasar alguna que otra siesta.



Le adaptamos un arnés para las piernecitas, para que no se nos escape cuando más a gusto esté durmiendo.



¡¡¡Pues listo!!!, nuestro cojín de lactancia se ha convertido en una hamaquita muy acogedora para nuestros retoños, así les podemos tener cerca mientras echan un sueñecito. Mirad, mirad...



¿Os gusta la idea?, ya sabéis, todo puede tener una segunda vida. Pues nada, este lunes también lo vamos a pelear con ganas ¿vale?. Un abrazo a todas.



6 comentarios:

  1. Sois unas genias!!!! Teneis unas grandes ideas!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja y a tí te ha rimado el comentario, qué grande!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo que bonito, y desde luego que tiene pinta de ser muy amoroso. Que bien funcionan vuestras cabecicas...no tenéis fin.
    Bscs. Yoli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos si las cabezas nos funciona bien, lo que si sabemos es que nos funcionan demasiado deprisa!!!!!! Besetes Yoli!!!!

      Eliminar

Sonidos