En las melodias de este piano encontrarás el cariño y la sensibilidad de tres mujeres enamoradas de los pequeños detalles, las cosas bonitas...todo aquello que las hace felices y las une. ¡Feliz concierto!



miércoles, 12 de junio de 2013

¡Cómo somos las mamás!

Que levante la mano quien se haya visto diciendo: "¡Hablo ya como mi madre!". A mi me pasa, jamás pensé que ocurriera, porque cuando te haces idea de la maternidad y de cómo quieres vivirla, todo te parece de colores y de repente te pegas unas leches inesperadas. La mía fue por la eterna lucha entre el orden y el caos: ¿Visiones diferentes entre mis hijos y yo?, ¿manías de madre enajenada por el control?....No, yo ataco por el plano sentimental. "Hijos.....valorad mi trabajo....." ( aquí pones cara de perrito tristón y cruzas los dedos para que funcione). Que me enrollo y ya sabéis todas de que va el tema.
Bueno, la mochila de Nicolás necesitaba una reestructuración a fondo y le cosí una bolsita para que llevara las reglas ordenaditas y no desperdigadas por los múltiples bolsillos. La labor gustó y una mamá espabilada vio la ocasión de poner orden en el agujero negro que su chiquirrín tenía por mochila. Esto es lo que yo llamo "MOCHILAS ORDENADAS, MAMÁS RELAJADAS".



Quienes conocemos a Antón, sabemos que es un tipo espabilado y muy futbolero que adora a su mamá por encima de todo. Viendo que su amigo Nicolás había conseguido una manera de llevar todo recogido, le pidió a su mamá una bolsita para las reglas como la de su amigo.
Manos a la obra, colores que nos gusten, una tela resultona y a medir como locas.



¡¡Ehhhh! ¿a qué levanta una sonrisa esta Vespa?. Si, la tela lo tenía todo. Original, divertida y sobre todo en los colores que le gustaban.



Una tarea sencilla y práctica pero cuyo resultado cumple las expectativas a la perfección: que todo vaya en su sitio. Como supuse que Antón y los lazos no podía coordinar en la misma frase, a la hora de cerrarla, una solución práctica y poco costosa para que no haya excusas a la hora de recoger.



¡¡Tachán!!, que gusto da cuando todo sale rodado ¿a qué si?. Pues ya está todo hecho...a no faltan las reglas.





Pues ya está todo. Y vuestros chaval@s, ¿qué excusa ponen?. En el Piano le buscamos solución y si no nos la inventamos.
Antón ha sido un placer echarte un cable. Chicas, la batalla se puede ganar aunque la guerra sea larga. Un abrazo.

6 comentarios:

  1. bien con una solución tan genial puede que todavía haya esperanza para la mochila de Andrea!!!me gusta mucho, bss

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, me acabáis de sacar una sonrisa, sois geniales.No me pierdo ni una entrada, me encanta ver y leer vuestro ingenio. Besos.

    ResponderEliminar
  3. me encanta esa tela...yo aun no he decidido en qué la voy a usar....queda fenomenal con cualquier trabajo......Seguro que Antón la lleva super contento.......muy chuli........

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Gracia chicas!!, la verdad es que muchas veces, lo rápido, sencillo y útil se convierte en lo más usado.

    ResponderEliminar
  5. El cierre super original y la.tela me encanta. Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que a tu Luchi le pega esta tela no sé porque Conchiflu!!!

    ResponderEliminar

Sonidos